En el mundo del Triatlón y el Ciclismo en carretera, siempre esta el debate entre entrenar con rodillo o en exterior. Hemos visto elaboradas ecuaciones para tratar de igualar el tiempo de entrenamiento en rodillo, y su duración relativa en carretera.
¿Cuántas veces hemos oído “60 minutos en rodillo es como 90 minutos en carretera.” Por mucho que apreciemos ese sentimiento, no se puede validar ese término. “Una hora en rodillo, es una hora en rodillo”. Es una herramienta, una herramienta maravillosa si se utiliza correctamente, pero no es comparable a montar en carretera.

LO QUE NO PUEDES LOGRAR CON UN RODILLO.

Antes de hablar de los beneficios del entrenamiento con rodillo, reconozcamos primero algunos aspectos que no se lograran trabajar efectivamente estando “anclados al suelo”.

  • Habilidades de manejo: Todas las interacciones básicas, pero importantes, con la bicicleta no se replican cuando estás en un rodillo. No se puede desarrollar un sentido de equilibrio, frenado, viraje, descenso, etc Estas son las interacciones que con tanta frecuencia carecen los triatletas, por lo que debemos de aprender todas ellas fuera del rodillo, con especial atención a estas habilidades fundamentales, será beneficioso para ti.
  • Gestión del terreno: El uso de los cambios, la variación en la pedalada para gestionar eficazmente en terreno ondulado, los descensos y subidas, nada de esto puede ser verdaderamente desarrollado en un rodillo. Con algunas de las mejoras de software, se está acercando, pero la verdadera intuición y el desarrollo del sentimiento sólo se logra fuera.
  • Montar fuera del sillin: Es una habilidad importante a desarrollar, para manejar con eficacia el terreno, carga postural corta, pero también el efecto contra-dirección que se utiliza en las curvas, montar con viento y otras interacciones…., todo esto es imposible de desarrollar cuando se monta en un rodillo.

Estas tres categorías principales requieren ser realizadas fuera para desarrollarse como ciclista, y no debe ser ignorado. Con esto dicho, entrenar en interior y sobre un rodillo CycleOps ofrece también oportunidades valiosas.

LOS BENEFICIOS DEL ENTRENAMIENTO EN RODILLO

  • Entrenamiento efectivo en un ambiente controlado: El entrenamiento específico de intervalos, se vuelve altamente eficaz sin la variabilidad del terreno en carretera. No hay inercia en un rodillo, por lo que a muchos les gusta hacer la afirmación de que 60 minutos de tiempo de rodillo vale más de 60 minutos fuera. Usted tiene un ambiente controlado, para clavar intervalos específicos, sin que intervenga la inercia.
  • Postura y pedalada: Sin el requisito de manejar tu bicicleta con el peligro del tráfico, el terreno y otros ciclistas, el rodillo proporciona el ambiente óptimo para trabajar la eficiencia de pedalada y mantener la postura correcta. Incluir un espejo para observar el conjunto de pedalada y postura, puede ser un buen hábito desde el minuto uno hasta el final de la sesión, así te aseguras de estar haciendo las cosas bien.
  • Realización de intervalos específicos: Tendemos a prescribir el entrenamiento como una combinación de esfuerzo (fuerza, RPE o frecuencia cardíaca) con una amplia gama de entrenamientos por cadencia. Una espina dorsal de nuestro entrenamiento es lo que etiquetamos como limite de rango. Muchos intervalos son con cadencia muy baja, o resistencia alta, así como algunos con cadencias altas.

Puede ser un desafío montar en un terreno adecuado fuera, pero el rodillo te ofrece la posibilidad de realizar intervalos    inmediatos y controlables en los que puede imitar esfuerzos sostenidos para entrenar la fisiología, sin la limitación del terreno.

  • Eficiencia en tiempo de entrenamiento: Trabajamos con muchos entrenamientos cruzados, con la posibilidad limitada de salir y montar durante la semana. Un rodillo elimina el desafío de la calidad del entreno en un tiempo de manera eficiente, y te permite evitar los días de meteorología mala.

 

 

LAS REGLAS DE ORO

Al adoptar el uso del rodillo, tenemos algunas reglas de oro a seguir para todos los ciclistas.

  1. Siempre monta con la postura correcta: No hay excusa para montar con codos cerrados, hombros tensos y caderas arqueada hacia atrás en el sillín. Monta como el ciclista que quieres ser. Si adquieres unos hábitos de postura positivos , seguirán allí en la carrera.
  2. Haz que tu pedaleo sea fluido: Al montar en interior, tienes la oportunidad de entender, apreciar y aplicar un pedaleo fluido y suave. Si te centras en el pedaleo, puedes sentir y “ver” la cadena rebotando. Ahora tienes la oportunidad para refinarlo y convertirte en un ciclista más fluido.
  3. Ejecuta la intención: Aprovecha que estas en un ambiente controlado, ejecuta tu entrenamiento según lo previsto. Para mí, este es el resultado deseado, pero también controla la cadencia (RPM) que es importante en la meta de un intervalo.
  4. Llévalo afuera: Siempre que estés haciendo rodillo, mantente con el pensamiento en el exterior, es decir “cómo esto se aplica a montar fuera”. Tus carreras y eventos son fuera, por lo que imaginar cómo tu esfuerzo se aplica te ayudara a convertirte en un ciclista mejor.

En resumen, abrace al rodillo. Es una herramienta maravillosa para mejorar tu rendimiento, pero recuerda que tu misión final es convertirte en un mejor ciclista. Utilizando los beneficios del rodillo, la aplicación de esos hábitos,  es un objetivo de rendimiento óptimo para ayudarte en tu entrenamiento general y preparación para la carrera.

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR